El Otro 90%

La idea del libro arranca con una premisa bastante universal y que por mucho tiempo ha sido tema de discusión y culto; el potencial del ser humano y en particular, del cerebro humano, apenas si ha sido comprendido o explorado. No existe separación entre cuerpo, mente y alma. Toda persona posee la capacidad de vivir una vida plena, con relaciones satisfactorias, buena salud y sobre todo, compasión por sus semejantes.

La  propuesta describe varias teorías y guías prácticas utilizadas por algunos líderes de todas las áreas que podemos considerar de la vida, que deberían ayudarnos a aprovechar los recursos internos, para despertar enormes posibilidades que tenemos a nuestro alcance, teniéndonos equilibrados ante el estrés y siendo altamente productivos, en éste sentido, nada nuevo respecto a otros libros.

Aplico a mi vida lo leído empezando por la originalidad. Me encanto el concepto del contacto con la vitalidad e iniciativa, y ambos puntos en particular me hacen mella en lo que he construido en los 31 años de mi vida, porque en los últimos 14 años de ésta, he trabajado arduamente por buscar mi propio camino, dejando por un lado el seguir a las multitudes y hacer lo mismo que los demás, sobre todo abandonando sendas que otros habían pensado o trazado para mí, pero es duro ese dejar. El concepto del espíritu independiente es algo que me caracteriza, demasiado diría yo, me considero una persona muy desapegada de lo material y muy enfocada en el aprendizaje y en viajar, en conocer, en intercambiar experiencias, ideas y cultura con otras personas, con otros países…, y eso mismo que ha llevado a un constante cuestionamiento en mi vida, como si no he llegado aún a hacer aquello que debo hacer, para lo que estoy acá en éste lugar y momento.

Ahora bien, debo también reconocer que el miedo ha jugado un factor determinante en mi vida, tal vez más de lo que debería permitir y aceptar, pero en ocasiones me ha sido muy útil, así como muchas otras emociones y sentires que he experimentado. Pero sobre todo, creo y estoy hoy convencido que las batallas mentales y emocionales se libran primero contra uno mismo, somos los principales saboteadores de nuestros sueños y con ello de nuestros propios éxitos, razón por la que en los últimos años me he considerado una persona más arriesgada, más enfocada en lo que puedo y debo hacer, y ya no tanto en lo que podría salir mal, lamentablemente soy una persona demasiado analítica para mi propio bien muchas veces.

La confianza es una fortaleza emocional y mental que brota de sentimientos de autoestima. Cuando esos sentimientos existen, es mucho más fácil transmitírselos a los demás…, pero de verdad, qué gran reto es llegar a dicho estado! En estos tiempos es sumamente extraño toparse con personas que dispongan de una buena y equilibrada confianza; o está muy inclinada a la autocomplacencia, o es sencillamente alguien abrumadoramente inseguro que no es capaz de lidiar ni con los menores retos emocionales humanos, y esto se ve y aplica no sólo en el trabajo, sino mucho más incluso en el día a día con tu familia, con tu pareja, y es increíble el impacto que puede tener en tu vida.

Durante mi  niñez gocé de un perenne estado de productividad maníaca, más enfocado en lo que me convenía que en lo que realmente quería, tremendos errores cometidos y que me han enseñado muchísimo aprendiendo que inteligencia no es carácter y que academia no equivale a éxito, en fin, he aprendido que la calma brinda una sabiduría y capacidades increíbles, he tratado de vivir sobre todo estos últimos tres años de mi vida alejando los estados de presión, y salvo algunos aislados casos creo que lo he logrado, pero implica un gran reto, porque el mundo afuera te agobia de tal forma como si te arrastrara a continuar en ese delirio de estrés. EL consuelo, que los tiempos y que todos viven así, pero aun, me niego. Recuerdo algunas veces en las que aún pienso que si duermo de día o no hago nada, pierdo el tiempo, pero gracias a Dios y a mi esposa, he ido comprendiendo mucho que el no hacer nada es hacer tanto algunas veces…!!

Me encuentro en un momento particular que me pareció muy congruente con algo que describe el resumen del libro, el hecho de buscarme una vida y preocuparme por las pequeñas pero muy importantes cosas…, ese libro que no leí, ése familiar que no visité, las cosas que no dije, los deportes que no practiqué, las cosas que no he aprendido, en fin, una especie de adolescencia rezagada y tardada, pero que hoy encuentro muy apasionada. Creo firmemente que debemos ser seres enfocados en las cosas que nos hacen humanos, que nos enriquecen de verdad el espíritu, y abandonar las ideas superficiales y ego maníacas que como dijo Stephen Hawkins una vez “nos sirvieron mucho en la época de las cavernas para sobrevivir, pero no tienen nada que ver con los tiempos y formas en que vivimos ahora…”, debemos buscar esa chispa y sabor a la vida diaria.

Hace algún tiempo vi la película llamada “The Bucket List”, con Jack Nicholson y Morgan Freeman, y yo impactado al terminar de verla, hice inmediatamente semejante lista para mi vida. Hoy he cumplido varios de esos anhelos que no quiero dejar antes que muera, y puedo decir que me han hecho una mejor persona, y que he descubierto algunas cosas de mí mismo que desconocía, pero ello implicó llevarle la contraria a un gran sistema de creencias que traía implantado desde mi infancia, y otro poco que yo mismo puse ahí. Esto me ha hecho una persona muy impulsiva y más despreocupada, tanto que a veces me siento desconectado de lo ágil y trágico que resulta para algunos vivir éstos días, pero aún libro batallas contra el miedo y la angustia, que aparecen para retarnos e intentar llevarse un “pedazo” de nosotros mismos.

El mejor consejo que me puedo dar a mí mismo después de ésta lectura es algo que enfrenté a los 19 años de mi vida, pero hasta ahora hace poco comprendí…, lo que sea que haya sido la experiencia de alguien no la vuelve necesariamente la mía…, puede que me vaya muy bien o muy mal por tomar éste u otro camino, pero debo aun así intentar descubrir lo que representa para mí, y entonces podré dar una opinión si fue bueno o malo…, pero no hasta entonces…, y mientras tanto, debo sorberle el último aliento y gusto a la vida, para devolver el cuerpo y alma que me han sido prestados, utilizados y gastados, porque abracé y tomé la vida.


El Entorno.

Breves apuntes del capítulo 5 del libro “La Paradoja”, de James C. Hunter. Recomendable…

1. La narración empieza con una desilusión del protagonista por lo bien que van las cosas sin su presencia. Nadie es imprecindible.

2. Se refuerza el mensaje transmitido por uno de los diez mandamientos: “Ama a tu prójimo como a tí mismo”.

3. Los sistemas de creencias pueden ser cuestionados, sin embargo, la fuerza esta en permanecer fiel al compromiso. (Ej: Casarse enamorado es fácil, lo verdaderamente complicado es mantenerse unidos)

4. Comportamientos positivos, acaban generando sentimientos positivos. Personalmente pienso que también funciona a la inversa. (Seguimiento a lo que hablábamos antes sobre qué se modifica primero? El pensamiento o la conducta)

5. Punto clave del capítulo es la importancia de crear un ambiente sano, en el que la gente pueda crecer y prosperar, es decir el entorno. Debemos tener claro que somos partícipes del éxito del equipo, pero no la causa. No del todo, en cualquier caso. Esta idea puede pelear un poco con las grandes historias de reconocidos líderes individualistas.

6. Me encantó el concepto de describir el Área de Influencia de las personas, como un jardín que requiere cierto cuidados continuamente.

7. Interesantes los datos reflejados respecto a la visión realista que la gente tiene de sí misma. Por lo general, nos consideraremos mejores que el promedio. Mucho tiempo y esfuerzo de trabajo se puede venir abajo por un breve momento de indiscreción.

8. Debemos tener presente que nosotros no somos capaces de cambiar a las personas. Podemos influir y favorecer el entorno, pero la elección final será de cada persona, y eventualmente, algunos comprenderán el mensaje y otros no. (Regular el comportamiento es nuestra obligación como líderes)


Valor…

Nuestros padres han sido valientes.

Hace algunos días, platicaba con un culto amigo acerca de esto; todo empezó como un pensamiento informal, hasta indiferente, sin importancia aparente, pero poco a poco se fue tornando una idea más profunda, que requería más tiempo y reflexión del que imaginaba. Después de todo, cuántas veces en una vida se piensa al respecto? Me refiero en las gracias voluntarias y sinceras a los progenitores…

Somos una generación hedonista, frecuentemente enamorados de la idea de buscar sólo alegría y placer, empachados de nosotros mismos. Despreciamos los términos “problemas” y “complicaciones”, de una vida que implica pequeños sacrificios temporales, que pueden ser económicos, de tiempo, de preferencias pero gustos sobre todo. Si lo pensamos, veremos que hemos tenido la vida un poco más fácil, hemos tenido la oportunidad y el privilegio de ser y estar en una época de mayor abundancia (auqnue no lo parezca) y de inmediato contacto con tierras foráneas sin mayor complicación. Desde luego, hablo de la realidad de los citadinos, que sé que para mis compatriotas en el interior no es así de sencillo.

Pienso en el sacrificio de nuestros padres, habernos criado tan jóvenes, tan pronto, negándose a sí mismos durante tantos años, viendo pasar la juventud y fuerzas a su lado, entretenidos por el afán de sacar adelante un hogar y a los hijos. Aún no sé si ha valido la pena, seguro que sí, pero pienso colocarme en su lugar, y sé que no sería una lucha sencilla y sin lágrimas en el camino…

Sé que mi padre hubiese sido el mejor basquetbolista de la nación, y mi madre una profesional que vacaciona en alguna ciudad europea, pero escogieron la puerta angosta…, su familia. Si existieran los diplomas al mejor padre y madre, yo soy el primero en firmar el mío y extenderlo con infinitas gracias, a quien ha dejado mucho, para preparar el terreno de los que vienen atrás.

Ellos, que lidiaron con generaciones previas y familias marcadas por alcoholismo, pseudo-feudalismo y mercantilismo, la guerrilla, el ejército, la incertidumbre, sociedades retrógradas e inclinadas ante ideales ridículos. Qué diferentes son nuestros días de aquellos!!

Nuestros padres han sido valientes.

Mis viejos...

Gary y Amanda


Plan de Vuelo

Admiro a la gente que es determinada, no se necesita ser sabio o científico para serlo; tampoco se debe vivir con excesivo cuidado temiendo el menor error o resbalón…, acaso no es parte de la vida el equivocarse?

Alguien dijo alguna vez que la vida es como un traje que te han prestado, tú decides devolverlo impecable y sin uso, o disfrutarlo y sacarle provecho al máximo…, ojo que no hablo de libertinaje tampoco.

La vida me gusta con todos sus tonos, colores y sabores, si quitamos uno de tantos perdemos ese arociris de experiencias, luchas, alegrías y derrotas…, ahhh, la tristeza tiene matices y sabores tan peculiares…

Constantemente nos perdemos, somos fáciles víctimas de la insensibilidad e indiferencia cotidiana; políticas, normas, estándares, ridículos e insensatos, como estereotipos y paradigmas flotando alrededor nuestro.

Hoy…, disfruto éste café, mañana tal vez prefiera un té, pero me rehúso a vivir como piloto que no despega a menos que le entreguen su plan de vuelo…


Lullaby para Lalo…

Hoy por la tarde mientras caminaba en un pequeño bosque cerca de una de mis diarias ocupaciones (ya no les llamo trabajos…) me encontré algo que me hizo recordar…, a Lalo…

Lalo fue un pequeño zanate (ave bastante común en Guatemala; el macho tiene un tono azul azabache, como negro azulado; las hembras son pequeñas y más negras…, parecen cuervos pero considerablemente más pequeños…) que desde pequeño le tocó entender lo cruda y despiadada que la naturaleza puede resultar en cualquier día.

Zanate

Zanate

Sobrevivió una fuerte caída y varios días de lluvia sin alimento luego de que se deslizara (o lo botaran sus hermanos que es lo más probable…) del nido en uno de los árboles de la casa de mis padres…, -dura realidad!-. Debieron haber visto la cara del veterinario cuando le llevamos el pobre zanate!! Nosotros todos perturbados y él…, viendo el zanate # 9999 de su año de trabajo…, ahhhh…, qué tristeza me dió su muerte, en verdad pensé que lo íbamos a rescatar…

En fin, el valiente chiquillo estuvo varios días con nosotros hasta que por fin cedió a los golpes de su cabeza y a las fracturas de su cuerpo…, aunque en poco tiempo, me dejó un vacío…, fue enterrado con todos los honores en el patio interior de la casa de mis padres…, un lujo muy digno y reservado sólo a las mascotas que lo merecen…

Hoy, que vi una víctima más de éste pragmatismo de nuestra naturaleza, aunque varias personas atestiguamos la tristeza, y aunque sólo unos pocos volteamos con resignación y lamento por ese pequeño tirado en un bosque…, en su honor, un Lullaby para Lalo…


El Altiplano

Tenía varios meses ya de no visitar el altiplano chapín, pero en mi corazón parecía más tiempo aún el de no recordar las praderas, la niebla, el frío, y otros atractivos intocables en tantas partes. (Por cierto…, la cumbre de Alaska se miraba particularmente hermosa en ésta ocasión…)

El Altiplano

El Altiplano

Dos cosas me han sorprendido mucho: los derrumbes y la amabilidad de la gente, ambas cosas situaciones extrañas en estos tiempos…

The Mist

The Mist

Estuve en Huehuetenango y la gente ha sido amistosa, amable y amena. Hasta el punto que he notado un claro gusto por buscar plática con nosotros los capitalinos. Refrescante sorpresa…!!, la ciudad ha crecido muchísimo…

El café y los chorizos son deliciosos por acá, no he podido dejar de acompañar todas las comidas con una porción de ambos deleites. Por las mañanas no hay tanto frío como uno se imaginaría, hasta eso ha cambiado…, loco mundo…

Luego, temprano el domingo por la tarde, un rinconcito desconocido para mí…, Zaculeu. No conocía este lugar, y aunque es relativamente pequeño si lo comparamos con Iximché o Tikal, las estructuras están muy bien conservadas e incluso fue agradable encontrar la primer plaza de juego de pelota, que no tenía el gusto de haber visto una antes…

Zaculeu

Zaculeu

Bien, la semana pinta dura e interesante, seguimos por acá…, enviando bitácoras desde la esquina…


Admirando…

Admiro a las personas motivadas. No quiere decir que yo mismo no lo sea, pero me he topado con gente cada día, en quienes no encontraríamos (aparantemente) una razón válida y permisible para que no vivan en paz, y sin embargo, no lo logran. Será que la paz es un regalo exclusivo? Un descubirmiento bizarro? O es tal vez un don no humano? Ciertamente no es físico…, es abstracto y etéreo, pero curiosamente tangible y sensible al sentido…, que no comunmente conocemos.

Éste es Óscar, un gato que admiro y que definitviamente no tiene ése problema de lidiar con la lástima de sí mismo…, maestroooo…

Por otro lado, probando mi recién salido plato de frijoles con aceite de oliva y un poco de ajo (siempre bien ponderados pero absurdamente menospreciados) escuché de nuevo en una radio esa rola poderosísima “Tomorrow Wendy” de Concrete Blonde, que aparte de hacerme recordar me impulsó a refrescar mi conocimiento de la banda de L.A. ya algo olvidada. Grata fue mi sorpresa cuando me di cuenta que estarán de gira de nuevo aunque los integrantes rondan ya los 50´s. Me gustaría que supieran que tienen un fanático más en Latinoamérica, como lo logré con Boy Meets Girl hace algunos meses pero éso es parte de otro cuento…

Esta versión con Andy Prieboy (el verdadero autor y compositor) es hermosa, pero más aún los oníricos vocales de Johnette Napolitano de Concrete Blonde apoyándole…, para quien guste de eso, recomiendo que escuche la versión final de Concrete Blonde…, no es difícil de ubicar…, awesome!!

Cheers !!


Malibu

Siempre he pensado que el paraíso está representado por las más hermosas playas y puertos del mundo…, incluyendo nuestras preciosas palmeras conocidas antiguamente como los “Árboles del Paraíso”…, en fin, la idea suena muy apropiada cuando ves estos paisajes preciosos. Creo que si se pudiera representar la paz del alma de alguna forma, ésta sería una aproximación muy correcta…

Sol y playa de Malibu

Malibu

Les comparto mi playa perfecta por excelencia, con una vista así, ya sólo te tenés que preocupar por la compañía…, we’ll be there soon D., you’ll see…

Por cierto, gracias a www.laobserved.com/malibu, un excelente blog de Los Angeles, del cual tomé la referencia de la imagen y que leo diariamente. Las imágenes que toma Veronique todos los días del lugar son sencillamente hermosas…

Cheers !!


Ciclos…

Un ciclo termina y otros más comienzan. Nunca estás seguro a dónde llevan pero definitivamente no puedes permenecer en el mismo sitio por siempre.

Acaso es evolucionar el sentir que acabás de retroceder? No estoy tan seguro de ello, pero sé que algunas veces se baja un peldaño para subir dos más…

No se trata de vivir soñando, pasmado, ilusionado…, sólo debemos confiar actuando, como si supiéramos cuál serál el siguiente paso; aunque ésto implique en realidad que me estoy entregando a Su voluntad y a Sus manos…

Cheers!!


Coming back to life

Like the Pink Floyd’s song from The Division Bell album…, I’m coming back to life…, in so much ways…

It’s great to be back on the field, writing some crazy things but sharing a lot too. I keep thinking that every person has a tale to tell, always, and like a great writer told once: “You should only write when you no longer can hold the words out of your mouth, and there’s no way someone will shut you up…”. I think that’s my case right now.

I’ll try to keep in touch and with a lot of info very soon, as I will be posting here some of of the things I usually comment in my primary web -in spanish by the way-, but this blog will have a very unique touch.

Hope you enjoy, and please share something too.